martes, 17 de mayo de 2016

Receta fácil Empanada carbonara

Una receta fácil para sorprender a vuestros amigos con un plato delicioso, muy completo y, bien atentos, muy fácil de preparar, podéis lanzaros al mundo de las empanadas. Encontraréis mil tipos de recetas, sencillas, y con un resultado fantástico. Ahora llega el momento de empanada carbonara.

empanada carbonara

 

Seguro que habéis disfrutado en muchas ocasiones de las clásicas empanadas de atún, carne, bacalao…  Por eso, si sois fans de la pasta a la carbonara, os ofrecemos una interesante y original receta de cocina que supone una vuelta de tuerca a la típica empanada y que apuesta por una de las salsas favoritas de grandes y pequeños, en una versión muy asequible de preparar incluso para los que no se sienten demasiado cómodos en la cocina.

 Ingredientes

  • 150 gramos de bacon
  • 150 gramos de jamón york
  • 30 centilitros de nata para cocinar
  • 100 gramos de queso para untar
  • 2 cebollas
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Dos láminas de masa de hojaldre.

Preparación Empanada carbonara

Lo primero que vamos a preparar es el relleno de la empanada. En este punto, no vamos a seguir la receta clásica de la salsa carbonara, sino que trabajaremos con una versión que resulta muy fácil de cocinar y que, por supuesto, tiene un sabor magnífico.

En primer lugar, picaremos la cebolla y la pondremos en una sartén en la que habremos calentado un poco de aceite.Cuando esté doradita, con ese color que parece decir comeme, donde me coloques, voy a estar deliciosa, le añadiremos el jamón y el bacon, también picados.Unas vueltecitas y cuando todo tome un color hilado, ya podemos añadir la nata y el queso para untar. Hemos de seguir removiendo de vez en cuando para que nuestra salsa no se pegue.Es el momento de aderezar la rica salsa: sal para contrastar con la nata y un poquito de pimienta negra, darán un toque fantástico.Una vez que la salsa haya llegado a hervir, dejamos que siga reduciendo hasta espesar al gusto y la retiramos cuando veamos que tiene consistencia suficiente. Tened en cuenta que si queda demasiado líquida, será más complicado que pueda cocinarse en el  interior la masa.
Preparar una masa de hojaldre rica y fresca puede tener alguna complicación si nunca os habéis atrevido a hacerlo, así que, ya que el nombre de nuestra empanada lleva el “fácil” por bandera, nosotros optaremos por comprar una ya hecha, que podéis encontrar en la sección de congelados de cualquier tienda y/o súper.

Ha llegado el momento de estirar la masa. Para ello, sobre la encimera de vuestra cocina, espolvoread un poquito de harina para que la masa no se pegue. Ésta es una operación que habréis de repetir de vez en cuando, según la masa se vaya quedando sin harina.Con un rodillo, id estirando el hojaldre. Recordad que, para que el grosor quede uniforme, lo más práctico es que empecéis a estirarla desde el centro a los laterales y procurando dar pasadas de manera homogénea por toda la superficie.TRUCO: si no tenéis rodillo en casa, no hace falta que salgáis corriendo a comprar uno. Podéis improvisarlo con un tarro de cristal de forma cilíndrica (bien limpio, claro está).Una vez la masa esté estirada y haya conseguido las dimensiones que os interesen, es hora de colocarla en la bandeja de horno en la que pensáis cocinar la empanada. Si cubrís su superficie con papel vegetal, conseguiréis que la hora de limpiar y recoger sea más sencilla.
Espolvoread un poco de harina sobre el papel y colocad la masa estirada. Sobre ella, ya podemos poner esa rica mezcla que hemos preparado en la sartén.Ahora, para hacer la tapa de hojaldre, nada más fácil que repetir el paso de estirar la masa con una segunda lámina de hojaldre.Ha llegado la hora de cerrar la empanada. Para ello, lo más útil es que pleguéis los bordes de la masa de abajo sobre los de arriba, cogiendo un pequeño pellizco que consiga que la mezcla quede “encerrada”.Con un tenedor, realizad pequeñas hendiduras sobre la superficie de la parte de arriba del  hojaldre, así, conseguiréis que la masa no suba demasiado y el comer la empanada (nuestra prioridad absoluta) sea más sencillo.Por fin, llegó el momento de colocarlo en el horno, que habremos precalentado a 200 grados. Como la mezcla de la empanada ya está cocinada, para saber cuánto tiempo necesita nuestro plato, hemos de fijarnos en lo que tarda la masa en hornearse. Veinte minutos puede resultar más que suficiente, pero todo dependerá de la humedad del relleno, así que, simplemente, cuando veáis que el hojaldre ya tiene un color dorado y/o tostado, será el momento de retirar nuestro empanada del horno. Sugerencias de sabor

Una de las mejores cosas de la cocina es coger una receta original y amoldarla a nuestro gusto, modificando ingredientes, añadiendo o quitando, para conseguir ese sabor que nos resulte tremendamente perfecto para nuestro paladar. A continuación, os mostramos algunas pequeñas variedades que tal vez os resulten prácticas de cara a prepara esta empanada.

Si sois de los que os gustan los platos con más sabor, podéis optar por añadir a vuestro relleno, cuando aún se encuentra en la sartén, unos tacos de jamón serrano y unos hilos de queso para fundir. Conseguiréis un sabor más potente casi sin daros cuenta.De la misma forma, para potenciar el sabor del relleno, también podéis añadir un diente de ajo bien picado en el momento en que estáis cocinado la cebolla. Si, por el contrario, os gustaría darle un toque más suave a la empanada, probad con trocitos de champiñón o incluso con maíz cocido. Nos saltamos la receta tradicional de carbonara pero ganamos en frescura, la mordida resultará mucho más deliciosa.Y, para que la empanada tenga un color brillante y un acabado muy profesional, antes de meterla en el horno, podéis pintar su tapa de hojaldre con un huevo batido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada